sábado, marzo 03, 2007

No hay palabras


Es fin de semana ya. Y yo debo seguir trabajando hasta el lunes. Gracias a todos los que se preocupan por mi, por decirme a las 4 am: "!Mar deja ya! !anda a dormir!". Lo irónico de este "NO HAY PALABRAS", es que si las hay, pero en el trabajo que hago :(
Eso si les digo, llegado fin de mes y si no me echan del trabajo, lo primero que haré con la paga es comprarme una Tila y sales de baño y me relajaré por completo :)
Si alguien tiene una idea de qué puedo hacer para relajarme no dude en decirmelo (me imagino la de cosas que dirán y ya ansío sus respuestas) jeejeje :)
FELIZ FIN DE SEMANA PARA TOOOODOS!
p.d: Tómense una copa a mi nombre :)

12 amigo(s) dice(n):

Alba y Alvaro dijo...

A nosotros nos parece perfecto eso de entrar en el agua para relajarte... o cualquier otra cosa

Creemos que sabes porque

Un beso desde...

Wilde dijo...

Y es que siempre hay palabras!!!! (risas)

Te aconsejo como Alba y Alvaro, un buen bañito de esos relajantes es lo mejor que existe. La cultura del agua es magistral!!!...

bicos!!!

Ixchel dijo...

Bueno, no siempre tenemos algo que decir y es mejor en muchas ocasiones, aguardar en silencio.

Llévatela bien, ¿sabes? eres afortunada en tener trabajo hay muchos que no alcanzan eso ni en sueños, así que a disfrutarlo.

jerjes dijo...

Ánimo!...que luego con ese dinerillo algún lujo te darás ;)


Un beso

ohdiosa dijo...

yoga y taichí...yo salgo de las clases como nueva, en serio!!!

elprinciperana dijo...

Pues nada chica, ánimo.

Otra Chilanga dijo...

Bueno, curiosamente a mí el mismo trabajo es el que me relaja; pero eso es porque he vuelto a hacer lo que me apasiona, que es el teatro.
Antes trabajaba en una organización civil con tendencias derechistas (filantrópicas) en el actuar y un discurso medio de izquierdas (pretendían ir más allá del mero asistencialismo). Me sentía como tú ahora, a pesar de que el trabajo que realizaba igual me gustaba (ideaba acciones desde la educación no formal con adolescentes y jóvenes que sobreviven en las calles de la ciudad de México); pero era muy agotador en términos emocionales y muchas de las veces frustrante. Sin embargo, aún cuando la esperanza se abatía surgía la idea de que algo útil haría con mi salario. A final de cuentas las cosas no salieron del todo como esperaba y terminaron despidiéndome en un acto donde ganó el actuar de derecha al decir de izquierda.
Estuve parado cerca de tres meses, hasta que comenzaron mis ensayos y, luego, mis funciones.
Desafortunadamente no es un trabajo como cualquier otro, por lo que no brinda ninguna certeza económica y es la fecha que aún no nos han pagado las funciones ya dadas; pero es lo que he hecho por casi 17 años, es lo que estudié y es lo que me ha alejado de mi familia de origen primero y de mi hijo después, como de mis amigos de otros tiempos: es mi pasión.
Y cada que termino de dar funciones y me preparo para el ensayo del nuevo montaje, y llego agotado a la casa después de más de 15 horas diarias de trabajo siempre en escena (descontando los tiempos de traslado), creo que soy afortunado y que la cereza en el pastel es darme un tiempo para venir y saludarles luego de leerles, mirarles, escucharles.
Como dice Ixchel, no siempre tenemos algo que decir; yo creo que hay que agradecer esos momentos y aprovecharlos: el silencio de afuera puede servirnos para hacer silencio adentro y vizconversa.
Ahora que, la sugerencia de Alba y Álvaro suena exquisita (y mira que lo dicen los expertos). Nunca está de más que tras una tarde de hastío y hartazgo te secuestren en mitad de la cama, o la tina, y te arranquen el alma porque de ropa ya no queda nada, y entonces el silencio adentro llega porque afuera sólo hay gemidos y exhalaciones aderezadas de palabras y frases que quizás sólo se dirían en ese lúbrico momento... y después, la paz total, la paz verdadera.
Un beso y un abrazo, saludos vallejeanos.

Suzanne dijo...

Bueno... hay miles de forma de relajarse... y cada uno tiene la suya... a mi dar paseos por el campo y hacer manualidades (pulseras, collares,...), ver una buena pelicula, escuchar ópera,... pues me relaja mucho. Pero a otros les gusta hacer deporte, dormir,... cada uno es un mundo.

Pero lo del bañito con sales relajantes, una buena pieza de jazz, y un cigarrito (si fumas, claro), está muy bien... creo que luego lo voy a hacer... un beso grande y a relajarse!!!

Lynnsinhill dijo...

Bueno, en realidad hay como seis mil frases, entonces... normal que no haya palabras. Están todas allá!! Manifestándose

Alex Darias dijo...

A mí es el ajedrez el que me relaja, y eso que es un deporte mental duro de verdad. Me olvido de todo...

Mar, entra en la galería de fotos de mi blog, he colgado una en la que salgo yo jugando con un Maestro Internacional peruano afncado en Barcelona, Miguel Ángel Muñoz Pantoja. Es el killer de los torneos.

Un abrazo.

JP dijo...

Hola Mar.
LAs copas me las tomè .
Yo tambièn trabajè hoy domingo . Asi que ya verè que consejos te dan a ti y los aplico en mi .
Saludos

Mar dijo...

Alba y Alvaro:Pues para relajarme y para muchas cosas. Gracias por el consejo bellos!

Wilde: Definitivamente niño..El agua es lo más :) Muchos besitos!

Jerjes: Pos si. Me estoy evaluando un viajecillo. Ya te contaré. Besotes.

Prínciperana: Muchas gracias :)

Ohdiosa preciosa!! Pues el yoga lo hagode cuando en vez. El taichi como que no se me da mucho. Y si sirve mucho. Grfacias por el consejo nena :)

Chilanga: Cada vez tengo más ganas de conocerte. BEsitos vallejeanos.

Suzanne: Caray...jazz! buena idea, no lo había pensado.. EL resto sip..pero jazz no. A ver si busco a Dizzy o a Ellington de por ahi. Besotes!

Lynn.. mi suerte está echada..las palabras me llevan a veces donde no quiero ir . Saludotes!

Alex: Cuanto tiempo eh! Pues me fijaré en la foto que me dices en cuanto me de un tiempito vale :)?
Besotes!

Jp: Va ganando el bañito relajante. Lo hacemos? que dices?Besitos!

 
Header Image from Bangbouh @ Flickr